martes, 27 de julio de 2010

El surgir del cómic femenino

A comienzos del siglo XX, junto con el nacimiento del cómic y otras manifestaciones artísticas, la cultura parecía ser nada mas que un patrimonio exclusivo del sexo masculino, tanto por lo que tiene que ver con vivencias y experiencias, como por la relevancia que se le otorgaba tanto como espectador y consumidor de contenido cultural como por el protagonismo que se le concedía en las obras. Tal es el caso en los primeros cómics que surgieron, que tenían como personaje principal a un hombre (generalmente, ensalzándolo como una figura épica y heróica).

Por ello, es comprensinble que la trayectoria del cómic femenino no pudiese despegar, dado el marco sociohistórico en el que estaba encuadrada el pensamiento de la sociedad, y que se diese dicha situación casi desde el primer momento en que los primeros cómics comenzaron a salir de forma regular al mercado.

De alguna manera, los hombres condicionaron el desarrollo y talante de los primeros cómics dedicados a la mujer; mejor dicho, en realidad fueron ellos los que los crearon. Poco a poco, con el paso de los años, se fueron dando paso a creadoras de cómic (artistas, dibujantes y diseñadoras) así como a crear personajes femeninos de cómic que después tendrían su versión animada.

Existen múltiples ejemplos de personajes femeninos de cómic relevantes, que adquirieron también el rol de heroína: quizás el más popular es Wonder Woman, que se convirtió en todo un hito en los Estados Unidos. El personaje de DC Cómics pasó a tener una versión animada para televisión, una versión de serie en ficción y películas de animación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada