miércoles, 25 de agosto de 2010

La figura femenina animada en oriente y occidente

El otro día navegando por la red me topé con un artículo que me enamoró y que quiero compartir con tod@s vosotros. Es la reflexión y análisis de la diversidad en el enfoque del personaje animado femenino en oriente y occidente, realizado por la mexicana Maria Tápia Santana, que se ha adaptado a la temática del blog. Aun así, os aconsejo que si tenéis tiempo pinchéis en el enlace y lo leáis completo, os aseguro que no tiene desperdicio. María dice:

"Cuando comparamos a los dos mayores genios de la animación occidental y la animación oriental, resulta interesante descubrir las enormes diferencias que marcan nuestras culturas. Hayao Miyazaki y Walt Disney han influenciado a cientos de niños a través de sus películas al grado que podemos afirmar que ellos han sido arquitectos de sus respectivas sociedades. ¿Pero qué es lo que el análisis de sus animaciones refleja sobre ambas culturas?

Una coincidencia que encontramos en las películas de Miyazaki y Disney es la aparición de heroínas, pronosticando tal vez el cambio de rol de las mujeres en todo el mundo. Pero esta similitud es también una gran diferencia. El rol de las mujeres en Estados Unidos históricamente ha sido sumamente fuerte, mientras que el rol de las mujeres en Japón ha sido sumiso y pasivo. Curiosamente, lo contrario sucede con la animación. Las películas de Disney muestran princesas sumisas cuyo fin máximo es casarse con el príncipe azul, mientras que las de Miyazaki muestran a heroínas independientes.

Esta característica probablemente está marcada también por la diferencia temporal que existe entre los dos, con cuarenta años entre el nacimiento de uno y de otro. Desde entonces, las heroínas de Disney se han vuelto más fuertes y dominantes, como es el caso de Mulán. Pero siguen siendo calificadas como sexistas por muchos.

El aspecto que más resalta al comparar las heroínas de Disney con las de Miyazaki es el físico. Disney dibujaba con detalle heroínas hermosas, con cuerpos de Barbie y cuya belleza era envidiada por otras mujeres. Miyazaki por el contrario, dibuja heroínas mucho más humanas, que generalmente son jóvenes y con cuerpos realistas, y su belleza no tiene nada que ver con su aspecto físico, sino con su interior.

Aunque me gustaría pensar que esto ha ocasionado que las mujeres orientales sean tan feministas como Miyazaki las imagina, la realidad es que son tan superficiales como las occidentales. En este aspecto Miyazaki se diferencia del resto de los animadores japoneses que suelen dibujar mujeres hermosas de cuerpos despampanantes.

Muchos adultos consideran a la animación cosa de niños, pero si analizamos las implicaciones culturales y sociales que estos dos genios han tenido en la vida de miles de niños, futuras generaciones que algún día serán adultos, tal vez lleguemos a la conclusión de que, tanto para oriente como para occidente, la animación es un asunto bastante serio."


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada