jueves, 17 de junio de 2010

El anime y sus interpretaciones

El “anime” o dibujos animados japoneses, comprende desde los Mazinger Z a los Dragon Ball o los Pokemon pasando por Ramna ½ y una vasta producción de largometrajes de temáticas muy diversas como Akira, Monster city, El puño de la estrella del norte, Escaflowne o El viaje de Chihiro.

Existe una constante acusación desde Occidente por las representaciones estereotipadas de naturaleza sexista como esa ley del anime denominada “De la Probabilidad de la Moda” que “demanda que las mujeres usen la menor cantidad de ropa posible, o bien que cualquier mujer con una excesiva cantidad de ropa la verá desgarrarse o desaparecer de alguna forma”. De hecho, toda chica que no imite y se comporte como un héroe masculino, será un personaje que está siempre en segundo plano, tras los chicos, y serán chicas dulces, asustadizas y buenas. No obstante, la otredad cultural que Japón supone para Occidente puede llevar a ejercicios simplificadores que no se corresponde con las miradas de ese país.
Y como ejemplo de gran interés resaltamos la serie de Ranma ½ . Su personaje principal es un varón adolescente, experto en artes marciales, que se transforma en mujer cuando entra en contacto con el agua fría y pasa de nuevo a hombre cuando el contacto es con agua caliente. Está claramente orientado a un público adulto tanto por su contenido erótico como por el lenguaje cinematográfico del que se vale. Ahora bien, plantea un complejo drama identitario sexual muy característico de las experiencias de los adolescentes que se conecta con otras tramas argumentales de la serie que revelan las múltiples tensiones características de esa edad cada vez más compleja en sociedades complejas como las actuales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada